"El Despertar de los Trabajadores" (1912-1922)

"El Despertar de los Trabajadores" (1912-1922)
Periódico, partido, cultura proletaria

Pedro Bravo Elizondo

Investigador y profesor de la Univeridad del estado de Wichita, USA; autor de
El teatro hispanoamericano de crítica social y Los enganchados de la era del salitre

"¡Ay!, cuándo iré con Elías Lafertte
por toda la pampa dorada."

Neruda

El esquema del presente trabajo se centra en el estudio del periódico fundado por Recabarren y de lo que él representa como irradiador y generador del Partido Obrero Socialista y otras organizaciones provinciales de tanta trascendencia como el POS. La formación política, social y cultural de Elías Lafertte sintetiza en cierto modo la absorción de la cultura proletaria que motivó El Despertar. Esto no significa desconocer la labor desarrollada por la prensa obrera coetánea ni los movimientos que surgieron (1), sino únicamente poner énfasis en el periodo histórico que, arbitrariamente, va desde 1912 a 1922, fecha en que Elías Lafertte reside en la pampa salitrera e Iquique (2).

En 1907, el joven Elías se encuentra trabajando en la Oficina San Lorenzo. "Un día, un compañero me invitó a una reunión de la Filarmónica. (Esta) era un centro social para estimular entre los pampinos el deporte, el baile y las representaciones teatrales" (p. 51). Allí inicia su etapa como teatrista, al incorporarse al cuadro artístico de la Oficina para representar Don Lucas Gómez, de Mateo Martínez Quevedo. El 8 de diciembre del mismo año se presenta la obra en el local de la Filarmónica. Debido al éxito logrado, se decide "reposarla" la noche de Pascua, el 24 de diciembre. Tal reestreno no se efectuará por la Gran Huelga del Salitre, que se inicia el 11 de diciembre en la misma Oficina y que culmina con la masacre obrera en la Escuela Santa María de Iquique, el 21 de diciembre de 1907, a las 3,45 de la tarde.

"Dos años viví trabajando entre las Oficinas Argentina, Resurrección, San Lorenzo y Santa Lucía. A comienzos de 1910 quedé cesante y me fui a vivir al Alto de San Antonio, en casa de mi madre." (p. 73). Este hecho lo pondrá en contacto nuevamente con una imprenta.

Cerca de la Escuela, donde vivía con mi madre, había una imprenta abandonada (...) Yo no tenía otra experiencia que la recogida cuando niño en la imprenta de "El Cóndor", de Coquimbo, pero me pareció que allí había lo fundamental para imprimir (...) Se inscribió a nombre mío y empezó a publicarse un periódico semanal: "La Voz del Pueblo" (...) Llevamos un tipógrafo de Iquique y yo hacía también de prensista (p. 74).

Abandonada esta aventura comercial, por el escaso tiraje del periódico, Elías regresa a trabajar a la Oficina Ramírez. Gracias a su amigo Jerónimo Carvajal conocerá, en junio de 1911, a Luis Emilio Recabarren. Este cuenta treinta y cinco años: Lafertte, veinticinco.

Era extraordinaria la forma en que hablaba ese hombre. No usaba un tono dogmático o sentencioso ni frases que se parecieran a discursos, nada de eso. Por el contrario, su charla era sencilla, tranquila, pero animada y llena de enseñanzas. Infundía confianza oírlo, se despertaba el optimismo de uno, los deseos de actuar (p. 77).

Este cuadro de Recabarren nos recuerda los comentarios de viejos iquiqueños que lo conocieron y lo describen como un hombre amable, capaz de reír y preocuparse de los niños que sus amigos o simpatizantes llevaban a la oficina del periódico obrero.

Elías prosigue sus actividades teatrales en Ramírez, donde un obrero de apellido Loyola dirigía el conjunto. Desempeñará el papel protagónico en Flor de un día, de Ramón de Campoamor. Luego el de un oficial chileno en la obra en verso Eleuterio Ramírez. Un día "se supo que Recabarren iba a dar una conferencia en la Oficina Valparaíso, que se hallaba a unos veinticinco kilómetros de distancia, pero esto no rebajó nuestro entusiasmo y a la dos de la tarde del domingo, día de la conferencia, salimos caminando bajo el sol pampino" (p. 79). El tema tratado por Recabarren fue el socialismo y su desarrollo en Europa, cómo él lo había visto en países como Francia, España y otros. "Recalcó también la necesidad de crear un partido de los obreros, con ideología propia de los obreros y no de los burgueses, un partido socialista, y un fuerte movimiento sindical" (pp. 79-80).

A fines del año 1911, Elías se traslada a la Oficina Santa Lucía. Allí se transforma en agente de El Grito Popular, semidiario demócrata que Recabarren publica en Iquique (3). Elías trabaja entonces como ayudante de calderero. Durante ese período Recabarren rompe con los demócratas y decide publicar su propio periódico. Un ecuatoriano, David Barnes, lo apoya y le arrienda una casona en Barros Arana, 9, casi esquina de Sotomayor, barrio netamente obrero. Don Reca se instala con su imprenta; "en una de las piezas vivía con Teresa Flores, su compañera (4) (...) El segundo piso era una azotea que servía de teatro" (p. 81). El 16 de enero de 1912 aparecía el primer número de El Despertar de los Trabajadores. Elías se transforma en agente del periódico: "Día por medio iba a la pulpería (...) y recogía mi paquete de diez ejemplares, que distribuía entre los obreros más desarrollados políticamente" (p. 82).

El 30 de abril de 1912, Elías va a Iquique, pues ha leído en El Despertar que se celebrará el 1 de mayo en forma solemne. En la noche hay un acto preparatorio en el que Recabarren explica el significado de la fecha. "Pero Recabarren no relató los hechos de Chicago como un simple episodio aislado en la historia, como una batalla cuyo heroísmo se aprecia mucho y se olvida. No, él relacionó el sacrificio de los mártires de Chicago con la lucha mundial y permanente de los trabajadores" (pp. 85-86).

Esta bajada a Iquique decide el destino de Elías Lafertte. Tiene una conversación con Recabarren y le habla de sus experiencias como obrero gráfico, primero en Coquimbo cuando era niño, luego en el Alto de San Antonio. Un mes más tarde recibe una carta de Recabarren en la que le invita a ocupar un puesto en su periódico. En junio de 1912, Lafertte baja a Iquique y se instala en un pieza de la casa de Barros Arana y comienza su trabajo gráfico. "Mis funciones abarcaban las actividades más diversas. Empaquetaba los ejemplares del diario que iban a la pampa, a Antofagasta y a otros lugares, y luego, en una carreta tirada por dos burros, iba a embarcar los paquetes a la estación (del ferrocarril)" (p. 87). El local del periódico se transforma en una sala no sólo de trabajo, sino de discusión y de intercambio de ideas. El 4 de julio de 1912, en el mismo local, se funda el Partido Obrero Socialista.

El mismo año, Recabarren publica dos obras teatrales en las páginas de su periódico, Flores Rojas y Los Vampiros, ambas de Nicolás Aguirre Bretón (5) español avecindado en Iquique y quien trabaja en El Despertar. Es al final de la publicación de Los Vampiros donde Recabarren entrega su concepto de teatro que vale la pena repetir:

En Chile tenemos bastantes aficionados al arte teatral, pero debemos ser francos: en condiciones muy deficientes, tanto en la preparación del personal aficionado como en la calidad de los trabajos escogidos para la representación. Estimamos y consideramos al teatro como una necesidad educativa y de crítica a los defectos sociales. y por esto todas las producciones teatrales que salgan de este objetivo carecerán de atracción real.

Nuestra empresa, editora de folletos educativos, se complacerá en poder ofrecer solamente producciones de utilidad educativa, a la vez que puedan servir de recreo al espíritu humano. Por segunda vez. ofrecemos a nuestro público una obrita teatral que estamos seguros llenará los gustos exquisitos de los amantes del verdadero arte. En Los Vampiros ofrece el autor la vida vivida todos los días por el proletariado, en medio de sus dolores, de sus miserias y de las acechanzas de los explotadores.

Los lectores recordarán el subrayado nuestro, tantas veces citado en los artículos y comentarios sobre teatro chileno. Es obvia la necesidad imperiosa de un teatro contingente, combativo, centrado en aquí y ahora, en una zona industrial con un gran conglomerado proletario que necesita ser concientizado y politizado. Las armas ya están elegidas: el periódico, el Partido, la cultura proletaria. Prosigue Elías: "En poco tiempo, y a pesar de nuestros precarios medios, la voluntad del grupo dirigente había montado algo que parecía una imprenta obrera y un partido de trabajadores. La azotea era bien aprovechada para hablar desde ella al pueblo, y el salón de actos jamás estaba vacío, pues le dimos mucha vida y actividad, y semanalmente había actos culturales, representaciones teatrales y conferencias" (p. 91). Ya se ha fundado el grupo teatral "Arte y Revolución" con miembros y simpatizantes del Partido Obrero Socialista. Su labor alcanzará hasta los años treinta, con ciertos altibajos por las crisis económicas, sociales y políticas. Ahora, a fines de 1912. el local se les hace estrecho y se trasladan a una casa antigua en la décima cuadra de Bolívar, entre Vivar y Amunátegui. Tenia diez, piezas, recuerda Latente, un vestíbulo, una azotea y una especie de cochera.

Hay una actividad febril en Iquique de aquel entonces. No olvidemos que es la más próspera ciudad nortina, gracias al salitre (6).

Leamos la carta que Recabarren dirige a Carlos Alberto Martínez. el 8 de febrero de 191 3:

Llevamos organizados en este año: Gremio de Lancheros, con 150 cotizantes; Gremio de Fundidores, con 35 cotizantes; Gremio de Mecánicos, con 28 cotizantes; Oficios Varios tiene más de 200 cotizantes. Están en vías de organizarse: carpinteros, peluqueros, jornaleros. (...) El 16 estaré en Antofagasta, tal vez. un mes. Visitaré también Tocopilla. Estaremos firmes como un peral. ¡Viva el socialismo! El arma poderosa que aquí esgrimen los canallas es hacer creer que yo, cualquier día. me voy a ir con la plata. Como si yo hiera a manear los fondos de los gremios o federaciones. Yo sólo administro el dinero de El Despertar y nada más. (...) El 1 de mayo promete estar soberbio. Le estamos dando mayor importancia a la organización obrera que al Partido Socialista. Cada día brotan nuevos oradores y conferencistas a ayudarme. Fui el primero en invitar a Belén de Sárraga. Tendrá aquí mucho éxito y lo será para nosotros (7).

El 9 de marzo de 1913 llega Belén de Sárraga a Iquique. Ella es conocida a través de América Latina de aquellos años. Para quien no la recuerde, fue una republicana española que hizo suya la causa del anticlericalismo. Ofrece ocho conferencias en el Teatro Municipal y es invitada por un simpatizante socialista, médico, para visitar la Oficina Aurora, donde por dos días conoció la vida en la pampa salitrera. Luis Emilio y su medio hermano Néstor dedican sendos poemas a Belén, ante los ataques que recibe del clero iquiqueño. Néstor dice en el verso final:

No os importe los obstáculos del camino
Que los malvados a vuestro paso han de sembrar
Pues vuestra palabra pasará sobre ellos
Vuestra inteligencia, la calumnia destruirá.

Recabarren aprovecha el ideario común para asestar golpes al enemigo:

Y unido así tu verbo a nuestro verbo
Con la grandeza del amor humano
haremos del esclavo un libre hermano
y un digno ser del mísero protervo!

La fuerza y convicción de la palabra de Belén de Sárraga influye fuertemente el espíritu de Teresa Flores. En El Despertar del 10 de abril de 1913 aparece una carta al redactor:

Permítame que desde las columnas de nuestro periódico haga saber a las lectoras de Iquique que en el vecino puerto de Antofagasta se ha organizado el viernes último un centro de mujeres libre-pensadoras. que tomó por nombre "Belén de Sárraga", un recuerdo y homenajea la valiente mujer que, por predicar la liberación de la conciencia, ha recibido el grosero y abyecto ataque del clero. (...) Invito a mis amigas y compañeras de ideas a organizar aquí en Iquique un centro análogo al de Antofagasta (...) Me permito invitar a las mujeres de todas las edades que quieran adherirse a esta idea que concurran a nuestro local para firmar una acta de adhesión a esta obra, a fin de realizar una reunión en cuanto hayan unas veinte o más firmas.

Agradeciendo la cooperación que El Despertar nos preste, saluda a Vd.

Teresa Flores

En mayo del mismo año se funda el Centro Anti-clerical Belén de Sárraga, y Teresa Flores desempeña el cargo de secretaria. Posteriormente, ella será la presidenta del centro. El 17 de julio se forma una seccional en la Oficina Lagunas. Para apreciar la labor del centro observemos el temario de la primera conferencia que ofrecen, el sábado 17 de mayo de 1913, en el local de El Despertar:

Objetivos del Centro.
Poesía anti-alcohólica.
Necesidad de las ideas modernas en la
educación infantil.
Composición anti-clerical.
Religión y Moral (Teresa Flores).
El crimen del alcoholismo.

El Despertar es centro de reunión, y prácticamente casa del pueblo, aunque jamás se arrogó tal título. Artistas, conferenciantes, notabilidades que visitaban el puerto, establecen contacto con sus dirigentes. Además de Belén, Armando Mook y Víctor Domingo Silva se hacen presentes en el periódico. Este último ha desatado una campaña contra la corrupción administrativa de la zona. La parte eminentemente literaria no era dejada de lado. A partir del número 338 de El Despertar se publica el folletín Trabajo, de Zola. La actividad artística prosigue a través del Círculo Dramático "Arte y Revolución", la estudiantina "Germinal" y el "Coro Obrero", el cual, según el diario, "ensaya todas las noches en el local de El Despertar, para ensayar los cantos revolucionarios". Si se observa la prensa día a día, el lector apreciará la repetición de los nombres en las crónicas periodísticas: Recabarren, Lafertte, Teresa Flores, Luis V. Cruz, Jenaro Latorre -directo-, Ilia Gaete, Ida Osorio, y otros. Cada uno de ellos debe entregar lo más de sí mismo y, llegado el momento, convertirse en creador, como Latorre, quien se transforma en autor con su pieza Libertad, estrenada el 19 de septiembre de 1914. Para los que conocen la trayectoria de Recabarren no es una novedad el saber de sus aficiones dramáticas y líricas. Lo que no existe es la recopilación de su producción en tal sentido. Hablábamos del "Coro Obrero" anteriormente. Examinemos algunas pruebas. Toda velada tenía como número final un canto revolucionario. Así, por caso, el himno "Primero de Mayo", con música del aria de la ópera Nabucodonosor. Uno de sus versos:

Despertad, ¡oh falange de esclavos!
de los sucios talleres y minas,
los del campo, los de las marinas,
tregua, tregua al eterno sudor!

El "Himno Universal" tenía la música de La Circaciana. El infatigable Recabarren aprovecha la música de la conocidísima "Canción del Yungay" para escribir el canto "¡A unirse!":

Coro

Alegres cantemos
el triunfo social
que al fin los obreros
uniéndose están.

El sol socialista
la vida será
el día que todos
amemos la paz.

El sol socialista
alumbra el vivir
calienta con fuerza
ahuyenta el sufrir.

El mismo Recabarren utiliza la música de la popular canción "Las noches bellas" para el himno "A la unión":

Venid trabajadores
gozad el nuevo día
que un mundo de alegría
muy pronto nos va a dar
la Aurora Socialista
uniendo a los pueblos
con cantos altaneros
soberbia luce ya.

Coro

Arriba socialistas
termine ya el sufrir
llevemos a los pueblos
la luz para vivir.

Unidos de las manos
hermanos, con amor
salvemos del tirano
terrible explotador.

Los componentes de la "Nueva Canción" en Chile se darían cuenta muchos años más tarde de la efectividad de unir cantos revolucionarios, concientizadores, a una música que fuese bailable, y no sólo escuchable.

"Arte y Revolución" no era ajeno al aniversario de sus aliados anti-clericales del Centro "Belén de Sárraga". Ponían en escena para tal efecto En guerra, con Elías Lafertte, Luis V. Cruz, R. Jil, H. Oviedo y Teresa Flores. En el mismo argumento aprovechaban de solicitar "obritas útiles para nuestro teatro".

El año de la primera conflagración mundial fue, como cualquier otro, repleto de actividades para los socialistas. Su líder enfrenta al director de El Nacional, de Iquique, en polémica pública. Elías Lafertte fue el encargado de organizar el evento en el teatro Variedades. En El Despertar aparece el siguiente aviso:

Sábado 9 de mayo, 1914.
Mañana 10. Controversia pública.
El tema: "Patria y Patriotismo".
Según don Julio Santander, director de El Nacional.
Según Luis E. Recabarren S., director de El Despertar.
En el teatro Variedades. Entrada gratis, con boletos, para evitar aglomeraciones molestas.
Una ventaja

"Advierto al señor Santander que debe llevar las pruebas de que hemos sido antipatriotas, que hemos insultado la bandera, el Ejército y todo lo que hay de sagrado, si es que piensa sostener ese criterio.

Porque no nos bastarán las palabras.

Luis E. Recabarren S."

En la edición del martes 12 de agosto de 1914, toda la segunda página ocupa el discurso de Recabarren y los comentarios del periódico. 'Las actividades culturales prosiguen. "Arte y Revolución" presenta el sábado 16 de mayo Las coyundas, en su velada semanal. Intervienen Lafertte, Cruz, Latorre, L. Reyes y Teresa Flores. En el mismo programa, Lafertte y Guzmán presentan el juguete cómico Castillos en el aire, que "representa la vida de los comediantes políticos de la burguesía". En la misma edición está el aviso:

Por acuerdo de la Asamblea Socialista de Iquique, en sesión especial de fecha 16 de marzo de 1914, la imprenta y el periódico pasan a ser propiedad del Partido Obrero Socialista. Administrador nombrado por la Asamblea: Luis Emilio Recabarren.

Debemos mencionar que, al fundarse el periódico, éste pertenecía a la "Sociedad Obrera Cooperativa Tipográfica". Recabarren promueve el cambio. Los problemas económicos relativos al financiamiento del diario motivan las veladas a beneficio de El Despertar y "Arte y Revolución". Recabarren agrega con tal motivo un pequeño volante (13,5 X 19 cms.) en las páginas del periódico. El propósito: lograr nuevas suscripciones, distribuir el periódico en forma más amplia y enfatizar el pago a tiempo.

Dos palabras

Como nuestro periódico se ocupa de todo lo que interesa a los trabajadores, combatiendo la explotación y la opresión, tiene por esto muchos enemigos que se ocupan de mentir para conseguir, de una u otra manera, que los trabajadores no lean El Despertar.

Actualmente se nos hace activa guerra en toda la provincia. Por esta razón es que me atrevo casi a exigir que cada lector o lectora de este periódico haga un esfuerzo para conseguir más lectores entre sus relaciones.

Si usted consigue algunos lectores más, nos ayudará a recuperar lo que perdimos por la propaganda del enemigo.

Haga comprender que El Despertar es el único periódico que sirve los intereses y las aspiraciones de la clase trabajadora exclusivamente. Esta propaganda resultaría en bien de todos los trabajadores.

Saluda a Vd.

Luis E. Recabarren S.
Casilla, 211 - Iquique

Lo que Recabarren advertía de la persecución contra el periódico no era una frase retórica. Los obreros pampinos, en especial, eran sindicados como peligrosos cuando eran sorprendidos leyendo diarios como La Provincia o El Despertar. Un gran papel desempeñaron en la distribución de propaganda, folletos y volantes los agentes viajeros y los faltes o comerciantes ambulantes. Lafertte recuerda a Guillermo Madariaga, cuyo "oficio de mercachifle le venía de perillas, porque no le era difícil llevar escondidos folletos, volantes y propaganda en general, que distribuía en las oficinas salitreras" (p. 137). Dos de los dirigentes de la Gran Huelga del salitre de 1907, Ladislao Córdova Retamal -fundador del POS- y José Santos Morales, eran agentes viajeros.

El 11 de julio de 1914 aparece el siguiente aviso en El Despertar:

Elías Lafertte queda encargado de la Administración de El Despertar desde esta fecha, por acuerdo de la Asamblea Socialista del 2 de julio. Iquique, julio, 1914. LERS.

Elías comenta en sus memorias: "El Despertar tuvo otros administradores: un anarquista de nombre José Arenas, José Zuzulich y otros. Yo me hice cargo de la Administración en 1914, respaldado por Recabarren, que muchas veces me defendía de críticas no del todo justas" (página 104). Lafertte cuenta veintiocho años de edad cuando asume la dirección del periódico. Recabarren ha preparado al joven que conoció hace tres años para tal responsabilidad. La principal entrada económica para el financiamiento provenía de la publicación misma y de los trabajos de imprenta, colectas, donaciones, ventas de folletos y libros, tarjetas postales de filósofos europeos, como León Tolstoy, Darwin, Bakunin, Emilio Zola, Carlos Marx, Juan Jaurés, Anselmo Lorenzo, Carlos Liebknecht, Pablo Iglesias y "muchos otros pensadores que usted deseará conocer".

En 1915, 5 de enero, se efectúa la primera "Conferencia Pública del Partido Obrero Socialista", para contribuir al mayor progreso de la educación social de la clase obrera". Oradores: Luis V. Cruz, Luis A. Salazar, Teresa Flores, Luis Emilio Recabarren, y otros. Durante todo el mes de enero, el POS ofreció sesenta conferencias en distintos puntos de la ciudad. Eran llamadas "conferencias callejeras". El local del periódico -y del Partido-, las plazas Condell y Prat son los sitios donde se efectúan las conferencias. El sábado 20 de enero de 1915, en la plaza Condell, Recabarren habla sobre "El esclavo a través de la historia".

Pese a las diferencias doctrinarias, libertarios y socialistas marchan de consuno en las programaciones culturales y sociales. En 1915, el Centro de Estudios Sociales y Científicos "La Redención" publica una inserción en El Despertar. El último acápite dice:

La educación racional que se adquiere en estos Centros es la única que hará desterrar del obrero el fanatismo y el vicio. Estos son los elementos que han encadenado a la humanidad a su perpetua miseria. Salud! (abril, 24).

Otro aviso, éste del 10 de junio: "El Centro de Estudios 'La Redención' ofrece clases nocturnas a los trabajadores con sus compañeras y niños, pertenezcan o no al POS". Ese mismo año, en la plaza Condell, el 16 de enero, hay una conferencia pública a las 8 de la noche: "Dios no existe". El 31 de enero, "La Redención" patrocina la charla "Ciudadanía y Democracia" en la misma plaza Condell, con Luis Emilio Recabarren como orador. La otra modalidad oratoria en uso era la presentación de un tema y un juicio crítico. Así, el 10 de enero, en El Despertar -día domingo-, a las 3 de la tarde, la presentación era "Estado y tendencias de América", por Daniel Antuñano. Recabarren estaría a cargo del juicio crítico. Valor de la entrada: 0,60 centavos.

Cuando los estudiosos de la Era del Salitre o del movimiento obrero se refieren a las publicaciones obreras, se hacen la pregunta, tan actual y pragmática, ¿pero cuál era el mercado de estos periódicos? Afortunadamente, Recabarren, Lafertte y otros no se hicieron estas preguntas, sino que, como decimos en Chile, "le echaron p'elante" y crearon el mercado paso a paso, edición tras edición. Fue Lafertte quien dio el gran salto en 1913 para que El Despertar se publicara diariamente. Logró el apoyo de la empresa a cargo del Teatro Nacional, y el jueves 29 de mayo de 1913, a las 9 de la noche, se presenta una función que contempla "Conferencia, Concierto y Comedia a beneficio del periódico El Despertar, para que se publique diariamente". Hasta entonces, como ocurría con muchas publicaciones obreras, era trisemanal. La vinculación internacional de la prensa obrera se desprende de la siguiente nota recibida de El Salvador, Centroamérica:

Señor director:

El primero de septiembre del año corriente (1918) quedó organizado, con los mejores elementos de esta ciudad, un "Centro de Estudios Racionalista" que lleva por nombre "Germinal". (...) Al poner en su conocimiento la fundación de nuestro Centro, esperamos que usted nos hará reconocer con los demás Centros que luchan por la emancipación de las clases trabajadoras.

Luis Felipe Recinos, Licenciado Valencia, Serafín F. Martínez, David Cruz.

En aquel mismo año se reproducen acápites de El Capital, como "Lucha de clases", del tomo I, página 193, como advierte la edición del periódico; 1913 fue un año de tremenda importancia para los trabajadores nortinos, y en especial para los iquiqueños. La Cooperativa del Pan tiene sus reuniones iniciales. Por vez primera, los obreros logran el pan barato hecho por ellos mismos y mediante sus propios esfuerzos. Lo reiteramos: el local de El Despertar es el punto de reunión de toda institución que busca el mejoramiento de sus asociados. Su concepto de periódico obrero envuelve no sólo el papel en el cual se imprime, la tinta con la cual se edita, sino la disposición espiritual y física que conlleva todo el conjunto, incluyendo el edificio. Obsérvese la actividad en el mes de abril de 1913: Reunión del Centro Femenino Anticlerical Belén de Sárraga, del Partido Socialista, de la Cooperativa del Pan, de la Unión de Empleados, que en su aviso insistía: "no faltar esta noche a las 8 p.m. en el local de El Despertar", y de la Cámara del Trabajo, que se fundará "definitivamente el primero de mayo". El objetivo doctrinario, como lo cataloga el cronista, de esta Cámara del Trabajo es "reunir en una sola asociación todos los sentimientos, pensamientos y acción de la clase trabajadora organizada. Allí se abrazan en íntima armonía los obreros todos -los organizados-, desde el lanchero al mecánico, del carpintero al empleado, y, en una palabra, allí, en la Cámara del Trabajo, se funden en el crisol de la solidaridad, formando una sola fuerza, todos los obreros y empleados de las distintas reparticiones industriales".

En 1915 el POS se aprestaba para las elecciones municipales. El 12 de marzo un aviso advertía: "Lo que ganarán los proletarios (al elegir a los candidatos obreros): carne barata, habitación barata -pan barato-, buen hospital -mejor educación-, teatro barató". El subrayado es mío.

Elías Lafertte y Luis V. Cruz aparecen ahora organizando conferencias y promoviendo la institución de una seccional de la Federación Obrera de Chile -creada en 1909-, "ya organizada desde Magallanes a Copiapó", comunica El Despertar. En su local, por supuesto, se funda, el miércoles 10 de julio de 1918, la FOCH iquiqueña. El cuadro directivo queda formado por once miembros, y acuerdan pedirle a Recabarren que dé una conferencia sobre "¿Qué ganarán los obreros organizados y qué medios deben usar para estas conquistas?". La FOCH local emprenderá rápidamente una campaña para reunir fondos pro local propio, lo que acontece en octubre del mismo año. Se trasladan a la calle San Martín, entre Amunátegui y Juan Martínez. Allí funciona su Salón de Lecturas, que atiende al público los domingos de 9 a.m. a 4 p.m.

El POS promueve una Gran Velada Teatral a beneficio de la FOCH, y en ella Lafertte diserta sobre "Organización y Cultura" y Luis V. Cruz sobre "Fines de la Federación". "Arte y Revolución" presenta La mendiga, de Ricardo Fernández Montalva.

El Despertar promueve, en lo literario, un certamen cuyas bases estipulan que habrá tres categorías: A) "El hombre ante la Naturaleza", poesía lírica, descriptiva o didáctica. B) "Crítica de las costumbres sociales", artículo literario. C) Disertación acerca de "Nueva orientación de la política nacional". Podrán tomar parte todos los obreros y aficionados a las bellas letras. Jurado: José A. Román, Nolberto Mix, Nicolás Aguirre Bretón, Mariano Rivas y Francisco Pezoa.

En 1921, para celebrar los nueve años de vida del periódico, la Federación Obrera Femenina ofrece una velada teatral, con un programa de sinfonías, discursos, poesías y puesta en escena de Los mártires, de Dante Silva.

El domingo 17 de abril de ese año se reorganiza "Arte y Revolución" y se publican los principios sobre los cuales inicia sus actividades:

El Centro "Arte y Revolución" se reorganiza llevando por norma los mismos principios que sostenía cuando estuvo en la calle Bolívar. A él sólo deben adherirse todos aquellos que conciben el arte como un medio para educar los sentimientos, con el propósito de hacer en un futuro próximo una humanidad más educada. A él deben pertenecer todos aquellos que sostienen ideas revolucionarias, para que, cobijados bajo el estandarte del Centro, trabajemos por ayudar a transformar la actual sociedad.

Así pues, éste no será un Centro donde se practique el arte para continuar representándolo como un objeto de entretenimiento para aquellos que nada piensan, para aquellos que nada sienten ni anhelan nada hermoso y bueno.

En este Centro tendrán cabida todos los socialistas y simpatizantes que estén dispuestos a cooperar en todo momento al engrandecimiento del Partido, y como también estará dispuesto a servir a todas aquellas federaciones obreras de resistencia que deseen nuestra ayuda.

Bajo los principios diseñados, se reorganiza, pues, el Centro "Arte y Revolución".

Director de escena sería Cipriano Contreras. El año 1921, el pacto entre socialistas y radicales permitió que fueran elegidos diputados los obreros Recabarren, por Antofagasta, y Luis Víctor Cruz, por Tarapacá. En Iquique, monseñor José María Caro -llega a ser cardenal durante el gobierno de Pedro Aguirre Cerda- organiza y apoya la "Concentración Obrera", movimiento que busca contrarrestar el empuje socialista. Eligen cinco candidatos a la Municipalidad: un estibador, un jornalero, un obrero de maestranza de los Ferrocarriles, un carpintero y un carretero. Los socialistas eligen a Enrique Salas. Todo esto no obsta para que "Arte y Revolución" dedique la función del domingo 24 de abril "a los seis compañeros obreros representantes de la clase trabajadora en la Municipalidad". El programa, el habitual. Esta vez Luis Víctor Cruz hablaría sobre "Orientaciones que debe imprimir el pueblo permanentemente a la nueva Municipalidad". Cerraba el espectáculo el juguete cómico Doralisa y sus dos..., de Vicente Urrutia Retamales.

El 14 de mayo, "Arte y Revolución" ponía en escena Los convencidos, una obra social, mientras los diputados Cruz y Recabarren fijaban el itinerario de su "Gran Gira de Conferencias", que empezarían en Huara, Zapiga, luego Catalina, Puntunchara, Oficina Aurora y Peña Chica. Todo esto en cinco días.

Salvador Barra Woll, ex balmacedista y afiliado al POS, fue durante cuatro años director del periódico. Residió en Iquique por doce años y fue candidato a diputado en 1923. El prosigue la labor ininterrumpida de Recabarren dando conferencias en las oficinas salitreras: en Peña Chica, "Organización de los trabajadores"; en Primitiva -ex propiedad de John T. North, el Rey del Salitre-, "El porvenir del proletariado". En beneficio de los obreros cesantes, "Arte y Revolución" ofrecía una función de matine.

El domingo 7 de agosto de 1921, en el denominado teatro Obrero -calle San Martín, 927-, "Arte y Revolución" presentaba por primera vez el drama social Desdicha obrera, de Luis Emilio Recabarren. Se repondría el 9 de octubre (8).

Pese a la actividad desplegada, el grupo teatral adolecía de algunos problemas internos. Elías Lafertte ya no trabajaba en El Despenar, por razones que explica en sus memorias, sino en El Tarapacá, dirigido en aquel entonces por Felipe Alarcón. No obstante, en sus horas libres se dedicaba a ayudar a sus compañeros en El Despertar "parando tipos, compaginando o manejando la prensa" y reorganizando el grupo teatral. Un aviso comunica:

El compañero Elías Lafertte nos encarga citar para el domingo a las 10 de la mañana, en esta imprenta, a todas las personas que deseen tomar parte en el drama Inquisición moderna, de L. Porta Bernabé. Se insiste en la puntualidad en la hora (9).

Posteriormente, Lafertte cita a otra reunión, en el local de la imprenta de El Despertar, "a todos los aficionados del arte teatral de ambos sexos, con el objeto de formar una Compañía capaz de dar representaciones teatrales". No encontramos, al revisar la prensa iquiqueña, el nombre del director de nuevo conjunto "Rusia Libre", que estrena la obra original de Recabarren Redimida, además del juguete cómico, en un acto de Carlos Carióla y Rafael Frontaura, Quien mucho abarca poco aprieta. Esto ocurre el sábado 29 de octubre de 1921. El viernes 9 de diciembre, "Rusia Libre" presenta un acto de variedades y Ley del corazón "a beneficio de los gastos que originará el envío de los delegados del Consejo Federal Nº 17 al Congreso de Rancagua, de la FOCH". El 28 de diciembre, "Arte y Revolución" estrena El valor no hace el amor y un acto de variedades "para beneficio de los gastos de regreso de los delegados del POS que fueron al Congreso de Rancagua". Los resultados de dicho Congreso son ya archi-conocidos para insistir en los detalles. Se ha cumplido parte de la tarea de crear "un partido socialista y un fuerte movimiento sindical".

En 1923 no hay indicios de teatro obrero socialista en Iquique. Luis Emilio Recabarren regresa de su viaje a Rusia y recorre el Norte Grande dando conferencias sobre lo que vio en la Rusia de los soviets. En 1924 se funda el Centro Teatral "Verba Roja", el que actuará en el local del ahora Partido Comunista, en calle San Martín, 734. El Despertar anota: "con él se reanudarán en breve nuestras veladas culturales, que tan gratos recuerdos han dejado en épocas pasadas". El 21 de enero de 1924 fallece Lenin. Después del golpe militar que toma el poder, Recabarren comenta en un artículo del viernes 26 de septiembre de 1924: "Para realizar nuestro programa de justicia social, tomemos el poder, si los militares no pueden realizarlo".

El 24 de diciembre del mismo año, "Verba Roja" rinde un homenaje a los caídos en la masacre de la Escuela Santa María de Iquique, "y a la memoria del compañero Luis Emilio Recabarren, fallecido en Santiago días antes". Con tal objeto presenta Suprema Lex, de Rufino Rosas.

Elías Lafertte se ha alejado de Iquique en 1922. Llega a Valparaíso el primero de abril. A fines de ese mes se va a Santiago, llamado por Recabarren, para trabajar como ayudante de compaginador en el periódico La Federación Obrera, en la imprenta de la FOCH en Santiago.

Lafertte también ha completado su ciclo de aprendizaje. Llega niño a la pampa salitrera, se aleja todo un hombre con un gran bagaje de experiencia política y un definitivo sentido social. Ha nacido El hijo del salitre. El relevo del líder se producirá en breve tiempo.


Notas:

1. Dos ingenieros alemanes visitan la zona salitrera y, en un extenso informe titulado La Industria del Salitre en Chile, observan lo siguiente al referirse al número de trabajadores en la pampa:

"Los operarios salitreros de Tarapacá se dividieron en dos campos socialistas a fines de 1901, cada uno de los cuales sostenía su órgano de propaganda: El Pueblo i El Calichero. Un partido soñaba con la participación en las ganancias; i el otro, con el lema de 'la pampa para los pampinos', llegó hasta recolectar fondos para que los mismos trabajadores pudieran adquirir oficinas salitreras y esplotarlas" (Semper y Michels, Santiago de Chile, Imprenta Barcelona, 1980, p. 105).

2. Este estudio está basado íntegramente en el periódico El Despertar de los Trabajadores y cúbrelos años 1912, 1913, 1914, 1915, 1918, 1921-1922, de preferencia. Los años 1916, 1917, 1919 y 1920 no pude obtenerlos. El libro de Lafertte fue la otra fuente suplementaria (Vida de un comunista. Santiago, Imprenta Horizonte, 1961, 2.a edición).

3. El periódico apareció el 28 de abril, número 1 hasta el número 75, el 22 de octubre de 1911.

4. Teresa Flores ha sido el secreto mejor guardado en la vida de Recabarren. Muy joven interviene en la lucha política en Iquique. Su nombre aparece en El Despertar acompañado por el término "compañerita" cuando ella sube a la pampa con Recabarren y otros líderes a dar conferencias. En diciembre de 1923, en la Convención realizada en Chillán, Teresa Flores es elegida como miembro del Consejo Ejecutivo de la FOCH, conjuntamente con Lafertte, Luis V. Cruz, C. A. Sepúlveda, Roberto Salinas, Pedro J. González, Juan Flores Tapia y Onofre García, todos representantes del naciente Partido Comunista, otrora POS. Cuando está de moda hablar de la "liberación femenina", es preciso recuperar a nuestras heroínas injustamente olvidadas.

5. Aguirre Bretón era un personaje sui generis aficionado al teatro, escribió otras obras además de las mencionadas. Su costumbre era andar con un loro en sus hombros. Realizó un trabajo político y periodístico de alto valor. Sin embargo, abandonó las letras por la agricultura en el Cantón de Pozo Almonte, en un pueblito llamado La Guaica. Allí pensaba reverdecer el desierto cultivando hortalizas.

6. Hubo dos teatros municipales en Iquique. Uno. ubicado en la calle Obispo Labbé. trente a la Iglesia Catedral. En 1890 se entrega a la ciudad el actual Teatro Municipal, reliquia histórica, y al que se refiere Latente. Edificado con el dinero del salitre, la burguesía necesitaba un edificio que semejara al Municipal de Santiago o a los grandes coliseos coloniales. Sara Bernhardt presentó La dama de las camelias y Fedora en el antiguo Municipal. Compañías de óperas y operetas llegaron al Norte Grande. La clase obrera no era ajena a estas presentaciones. De allí su conocimiento de la música de muchas arias, que se utilizaron en himnos revolucionarios.

7. Obras Selectas de Luis Emilio Recabarren, por Julio C. Jobet, Jorge Barría y Luis Vitale, Editorial Quimantú, 1971, pp. 34-35

8. El año 1921 El Despertar emprende otra tarea. Obsérvese el aviso del 20 de julio: A todos los compañeros y obreros, y en general a todos los amantes al estudio: que asistan a clases de escuela primaria y cursos de extensión universitaria que se dictan en la "Universidad Popular", que funciona en el local de la imprenta El Despenar, lunes, miércoles y viernes, de 8 a 11 a.m., fundada, dirigida y atendida por compañeros obreros.

Esta realidad se daba no sólo en Iquique. El lector comprenderá que ceñí mi investigación a dicha zona.

9. En la década del treinta florece nuevamente el teatro obrero en Iquique. Luis González Zenteno, actor en aquellos años, recuerda, en su novela Caliche (Nascimento, 1954), la atmósfera que había creado la actividad obrera:

Los ensayos duraban desde las nueve o diez de la noche hasta la una o dos de la madrugada, hora en que parejas y grupos retornaban a sus arrabales, tranquilos, desprovistos de temores. Iquique era una villa grande, acogedora, cordial, en que los habitantes proletarios se prestaban recíproco apoyo. El sentido clasista se expresaba en los más nobles ejemplos, y no era un misterio para nadie que muchas personas no cerraban las puertas de sus ranchos, porque estaban seguros de que nadie entraría a robarles. I.W.W., ácratas y comunistas habían edificado una nueva moral. El tiempo hermoso del apoyo mutuo alumbraba los días (p. 135).

En mi estudio anterior, "El teatro obrero en Chile: algunos antecedentes", Araucaria Nº 17, 1982, pp. 99-106, dedico gran parte de él a la labor desarrollada en la década del treinta por el Ateneo Obrero de Iquique, de tendencia anarquista.


Editado electrónicamente por Centro Documental Blest el 30may03